La tela asfáltica ha sido el material predominante en la impermeabilización de cubiertas de todo tipo durante muchos años. Y hoy en día la evolución de este material -las láminas elastoméricas con armadura de fibra de poliéster o de fibra de vidrio- continúa siendo el material más adecuado para impermeabilizar azoteas y terrazas, dado que ofrece la mayor resistencia al uso y la mejor relación calidad/precio.

A continuación desmontamos algunos mitos de la tela asfáltica y detallamos las ventajas y características de la impermeabilización con este material (bueno, con láminas elastoméricas), frente a otros sistemas, como la pintura impermeabilizante, la pintura de caucho y las láminas de butilo (o EPDM).

Impermeabilización con láminas elastoméricas (tela asfáltica)Impermeabilización con láminas elastoméricas (tela asfáltica)

La mala prensa de la tela asfáltica

La tela asfáltica comenzó a tener mala reputación como material de impermeabilización debido al uso de materiales de baja calidad y a una aplicación inadecuada, sobre todo durante el boom inmobiliario de los 90 y de principios de este siglo.

En cuanto a la calidad del material, hay que destacar que las antiguas telas asfálticas no tenían armadura interior que dificultara la aparición de grietas y agujeros, y que las protegiera de irregularidades del terreno. En cambio las modernas láminas elastoméricas sí que cuenta con esa protección ante la flexotracción e incluso el tránsito de vehículos, de modo que son mucho más resistentes.

Además, las antiguas telas asfálticas sufrían más con el paso del tiempo, dado que el calor intenso y la acción del sol las ablandaba, y las bajas temperaturas podían endurecerlas hasta agrietarlas. Esto no sucede con las láminas elastoméricas, que pueden soportar temperaturas de más de 50ºC y de hasta -30ºC sin sufrir ningún tipo de daño.

Por otra parte, la instalación de este material por manos inexpertas provocó una pronta aparición de goteras y filtraciones en las cubiertas de edificios prácticamente nuevos. Y pocas cosas hay más molestas que tener goteras…

Ventajas de la impermeabilización con tela asfáltica

Hoy en día las viejas telas asfálticas ya no se fabrican, de modo que cuando hablamos de este sistema en realidad la impermeabilización se realiza con láminas elastoméricas.

La principal ventaja de este sistema frente a las membranas de poliuretano, la pintura impermeabilizante o las láminas de butilo es su capacidad de impermeabilización total en cualquier circunstancia, su resistencia a las condiciones climatológicas y que soportan el tránsito frecuente, e incluso de vehículos pesados, sin mayor problema.

Eso sí, para conseguir una impermeabilización completa y segura, la aplicación de este material debe realizarse por técnicos especializados y con experiencia para detectar los  puntos críticos de la impermeabilización, como desagües, zonas perimetrales y ángulos, zonas de tráfico intenso...

Presupuesto

Nombre(*)
Campo obligatorio

E-mail(*)
Campo obligatorio

Teléfono
Campo obligatorio

Comentarios
Entrada no válida

Recaptcha
Entrada no válida

Aplicación de la tela asfáltica (láminas elastoméricas)

El proceso de impermeabilización con láminas elastoméricas debe realizarse sobre una superficie regular, limpia y seca.

Cabe destacar que para una impermeabilización garantizada se debe cubrir toda la azotea o terraza, dado que no es un sistema adecuado para parchear una sola zona. No obstante, si podemos detectar por donde se filtra el agua de forma concreta, se puede reparar esa filtración mediante otros métodos.

Fases en la aplicación de láminas elastoméricas de impermeabilización:

• Si la superficie es irregular, es recomendable la aplicación de un planchel de cemento M-80 para regularizar la base.

Planchel de regulación previo a la impermeabilizaciónPlanchel de regulación previo a la impermeabilización
• Imprimación asfáltica previa a la aplicación de la primera lámina elastomérica. Su objetivo es conseguir un agarre perfecto de esta primera capa de impermeabilización.
• Aplicación de lámina elastomérica de 4kg/m2, de la marca Danosa, con armadura en fibra de vidrio y termosoldada.

Primera capa de tela asfáltica (lámina elastomérica)Primera capa de tela asfáltica (lámina elastomérica)
• Aplicación de una segunda lámina elastomérica de 4kg/m2, de la marca Danosa, con armadura en fibra de poliéster y termosoldada. Esta segunda placa se aplica solapada al 50% y puede tener un acabado mineral pisable, de forma que, en cubiertas de bajo tránsito, como pueden ser naves industriales o azoteas comunitarias, no sería necesario pavimentar la cubierta. De este modo se consigue un ahorro en mano de obra y materiales de construcción.

Segunda capa de tela asfáltica al 50%Segunda capa de tela asfáltica al 50%
• Instalación de refuerzo perimetral. Las láminas elastoméricas deben subir por la pared entre 30 y 50cm. Para evitar filtraciones en el perímetro y por las paredes, recomendamos instalar un perfil de aluminio fijado mecánicamente y sellado con masilla especial Elastydan PU40.

Refuerzo perimetral de la impermeabilizaciónRefuerzo perimetral de la impermeabilización
• Prueba de estanqueidad para garantizar que no se produce ningún tipo de filtración.

 Prueba de estanqueidadPrueba de estanqueidad

Es muy importante que el material sea de muy buena calidad, por eso utilizamos materiales Danosa, líderes en el mercado de productos impermeabilizantes y que ofrecen una garantía de 10 años en sus láminas elastoméricas.

Es muy importante también que las dos capas estén solapadas la 50% y muy bien pegadas entre ellas. De este modo no se producirá ninguna filtración y la impermeabilización será total y perfecta.

Vida útil de la impermeabilización con tela asfáltica

Aunque la garantía de fábrica de las láminas elastoméricas es de 10 años, una impermeabilización bien hecha con este material puede durar más de 30 años. Si la aplicación se realiza de la forma adecuada y teniendo en cuenta los puntos críticos que hemos mencionado (sobre todo desagües y perímetro, pero también el asentamiento de maquinaria como la de aire acondicionado, zona scon ángulos, claraboyas y puertas) no debemos tener ningún problema de filtraciones en muchísimos años.

Para proteger la impermeabilización de la cubierta deberemos tener especial cuidado en no perforar el suelo ni las paredes. Y si es necesario, deberemos aplicar masilla aislante cuidadosamente para tapar las perforaciones.

Otros sistemas de impermeabilización: Membrana de poliuretano, pinturas impermeabilizantes y láminas de butilo o EPDM

Impermeabilización con membrana de poliuretano

La impermeabilización con membrana de poliuretano consiste en aplicar un revestimiento de poliuretano líquido por toda la cubierta.
Esta “pintura” se convierte en una membrana sólida cuando queda seca. Es impermeable y resistente a la radiación ultravioleta del sol. No produce juntas y evitas levantar el suelo de la terraza, cosa que puede redundar en un ahorro económico. En líneas generales es un sistema más económico que el EPDM, pero más caro que las láminas elastoméricas.

Esta solución de impermeabilización es válida para cubiertas no transitables, dado que son poco resistentes al tránsito de personas y se puede perforar con facilidad.

Para conferirle dureza frente al tránsito, se pueden instalar baldosas encima, pero deberemos proteger entonces la lámina de poliuretano con una lámina de baldosas de caucho.

También debemos tener en cuenta que, si en la cubierta hay instaladas placas solares, la fuga de líquido anticongelante puede dañar gravemente la membrana de poliuretano.

Impermeabilización con pintura impermeabilizante

A diferencia de la membrana de poliuretano, la pintura impermeabilizante tiene como componente principal el caucho.
Este método es más económico que cualquier otro dado que se puede aplicar en cualquier superficie (siempre que esté limpia y seca) y consiste simplemente en extender la pintura a rodillo. Y es válido para reparar de forma temporal las filtraciones en una zona concreta, pero no para impermeabilizar de una forma duradera una superficie amplia.

Se deben aplicar tres manos de pintura, dejando secar las capas un mínimo de ocho horas entre cada aplicación.

Su principal desventaja es la durabilidad, dado que se deben aplicar más capas cada dos o tres años. Y no es nada resistente al tránsito más o menos intenso.

Impermeabilización con láminas de butilo o EPDM

El EPDM es un tipo de caucho elástico formado por etileno, propileno y dieno que se utiliza para impermeabilizar una terraza, con buenos resultados.

Una de sus ventajas es que se puede suministrar prácticamente a medida, de forma que evitas que haya juntas. En principio, su duración antes de degradarse es superior a la de las láminas elastoméricas. Y como está fabricado con caucho reciclado, cuando clavas un tornillo sobre el EPDM lo aprietas y queda estanco.

Como desventajas encontramos que su aplicación flotante (no va pegado al suelo) puede provocar que cualquier filtración de agua por zonas adyacentes, como por ejemplo por las paredes perimetrales, encuentre un camino bajo la lámina y acabe produciendo goteras.
Y además, es el sistema más caro de todos los que hemos mencionado.

Azotea impermeabilizado con butilo, y repara con láminas elastoméricas por filtraciones a los 3 añosAzotea impermeabilizado con butilo, y repara con láminas elastoméricas por filtraciones a los 3 años

Si además de impermeabilizar una cubierta necesita realizar una aplicación de mortero autonivelante en Barcelona, contacte con Cristian Paviment.

Si necesita impermeabilizar una cubierta (tanto reformas como obra nueva), contacte con nosotros:

Teléfono 93 336 78 26 / 639 373 426

e-mail: [email protected]

Imteyma: 40 años impermeabilizando cubiertas y reparando goteras con láminas elastomérica (tela asfáltica) nos avalan